¿Qué es el mindfulness para niños?

Qué es el mindfulness para niños

Ultimamente escuchamos con más frecuencia sobre qué es el mindfulness. Ahora más que nunca, en un momento de cambios trascendentales para nuestra vida en sociedad, es sobre todo importante contar con las herramientas para mantener la calma para enfrentar a aquellas nuevas adversidades. De modo que la paz interior en relación con nuestro entorno, es primordial para encarnar una buena salud,asegurarnos un futuro de crecimiento y el no estancamiento.

El mindfulness consiste en practicar una disciplina que despertará la curiosidad y atención infantil. Su objetivo es hacer que el niño consiga conectarse con el mundo exterior desde su “yo” interior relajado y receptivo. Su práctica fomenta el estar presente, el prestar atención, el empatizar con los demás y con uno mismo, y a ser amables.

Su práctica puede iniciarse desde edades tempranas, siendo ideal aplicarlo a los tres años de edad. Su uso diario equilibra el estado de animo y la gestión de las emociones del niño, brindándole de la capacidad para conectarse consigo mismos. El propósito del mindfulness como disciplina es que los niños sean más hábiles a la hora de desenvolverse en su entorno.

Países como el Reino Unido, Canadá, Holanda, Estados Unidos o Australia cuentan con mindfulness en los planes educativos a partir del 2020 en todos los centros educativos con la intención es aprovechar la edad en la que el cerebro del niño es más receptivo. El conocimiento de ejercicios de respiración, meditación y atención plena y su práctica diaria potenciaría el bienestar físico y emocional.

Aquí tienes algunos ejercicios de mindfulness pensados para niños de tres años:

Ejercicio 1: Ser superhéroe o superheroína Este ejercicio pretende potenciar la capacidad de atención del niño.
En primer lugar, se le debe decir al niño que adopte una postura de poder, como si fuera un superhéroe: de pie, con la espalda recta, las manos en la cintura y los ojos bien cerrados. Es entonces el momento de intentar que desarrolle sus sentidos al máximo. En silencio, deberá escuchar el sonido que le envuelve durante cinco minutos. Conseguirá así, estar atento y relajado a la vez.

Ejercicio 2: Aprender a respirar
Este ejercicio tiene como objetivo aprender a respirar correctamente. Un buen momento para practicarlo es junto antes de dormir, ya que a través de la respiración promoveremos la relajación del niño.
En primer lugar, el niño debe coger un muñeco o peluche y colocarlo en su abdomen. A continuación tomará aire por la nariz contando hasta cuatro fijándose en cómo el abdomen asciende, y con él, su peluche . Deberá contener el aire tres segundos y, después, exhalar por la boca viendo cómo el peluche se hunde hacia abajo.

Ejercicio 3: Comer una uva pasa
Este ejercicio consiste en comer una uva pasa o cualquier otra fruta con el fin de observar y fijarse en aquello que se come. Hay que prestar mucha atención a su aroma y ser consciente de su sabor.

En primer lugar, el niño deberá coger la uva pasa en la palma de la mano y observarla. El punto es sentir su textura en la mano y fijarse en su aspecto. A continuación el niño deberá oler la uva pasa, acercarla a los labios y pasarla por ellos sin comerla. Una vez empiece a masticar, el niño deberá hacerlo lentamente, experimentando realmente el acto de masticar una sola uva pasa y conocer su sabor real.

Fuente primaria: www.mibebeyyo.elmundo.es

Aquí está tu regalo
Cierra los ojos, relájate y escucha

COMPARTE ESTE POST: