Ayuda a tu hijo a pronunciar correctamente

pronunciar correctamente

¿Tu hijo tiene tres años pero pronuncia mal algunas palabras? Te invito a leer algunas guías y recomendaciones para solucionarlo.

Es bastante común que al ingresar a tu hijo al centro infantil notes ciertas diferencias en la pronunciación de las palabras en comparación a lxs otrxs niñxs. Otras veces puedes notar que a los niños solo los entienden sus padres, y a veces ni eso. Experiencias como esta puede nacer la preocupación de que tu hijo tenga algún retraso en el habla. Pero no debes preocuparte, poco a poco esto irá desapareciendo y cada vez su pronunciación se volverá más entendible. Por eso es importante que tengas presente que hay sonidos que son más complicados que otros y que el ritmo de tu hijo varía en comparación con otros. Algunos sonidos pueden demorar en adquirirse o pronunciarse correctamente: la «r», «rr» o la «s»; así como la adquisición progresiva según la edad de las estructuras gramaticales.

Las dificultades en la articulación y organización del habla son normales y evolutivas hasta cierta edad. Cada niñx es un mundo y cada uno lleva un ritmo de aprendizaje propio. Sin embargo debes de considerar que si a partir de los cuatro años de edad varios de estos problemas persisten debemos acudir a un especialista para que sea evaluado y disponga un tratamiento.

➤ Ceceo: «z» en lugar de «s» “caza” en lugar de “casa”

➤ Seseo: «s» en lugar de «z» “sapato” en lugar de “zapato”

➤ Sustitución de «f» por «p» o «z»  “poto” en lugar de “foto”

➤ Sustitución de «k» por «t» “kasa” en lugar de “taza”

➤ Rotacismo “gomper”por “romper”

➤ Sonorización de consonantes sordas: «g» en lugar de «k» “gasa” en lugar de “casa”

➤ Nasalización: «d» por «n» “animina” en lugar de “adivina”

➤ Problemas de anticipación, es decir “titate” en lugar de “quítate”

➤ Duplicación “dififil” en lugar de “difícil”

➤ Sustitución o asimilación de un fonema por otro: «t» por «s»

➤ Alteración del orden de los fonemas, por ejemplo: “tonicias” en lugar de “noticias”

➤ Alteración del orden silábico: “telófono”

Tanto estos como otros ejemplos los puede analizar un especialista, quien con una intervención adecuada puede guiar al niño hacia la recuperación de cada sonido. Debemos siempre advertir lo antes posible los problemas en el lenguaje para evitar problemas en el aprendizaje de la lectoescritura.

Pues bien, ahora la pregunta es qué hacer en este contexto, en casa y en familia. Es importante que la comunidad primaria, es decir, el núcleo familiar, sean quienes sirvan de modelo para el desarrollo  del lenguaje de lxs pequeñxs. Aunque no sean profesionales en el área, aquí nombramos ciertos aspectos a tomar en cuenta:

➤ No fomentar el lenguaje “infantilizado”. Si el niño dice “kasa” por “taza” no debemos usar esa palabra sino la correcta, por más divertido que nos parezca.

➤ No presionar al niño ni exigirle que lo pronuncie adecuadamente. Bastará con darle el modelo correcto, por ejemplo: “alcánzame esa taza, por favor”. No hace falta exigirle que repita.

➤ Evitar decirle al niño cosas como “así no se dice”, “está mal”, “¿cómo? no te entiendo” o no hacerle caso. Tal como lo mencionamos antes, es mejor guiarlo con el uso correcto pero sin regañar.

➤ Aunque no nos parezca importante, el uso de chupetes o biberones más allá de los dos años de edad pueden suponer problemas a la hora de pronunciar ya que puede dificultar el correcto desarrollo de los órganos articulatorios.

➤ La alimentación es sumamente importante, ya que masticar es parte de la ejercitación de los músculos que intervienen en el habla. El uso de sorbetes o bien ingerir alimentos licuados pueden llevar a repercusiones posteriores en la realización de los movimientos necesarios para producir los sonidos.

➤ Finalmente, no olvides descartar problemas como paladar hendido, frenillo, pérdida auditiva u otros.

COMPARTE ESTE POST: