Ayuda a tu hijo a desarrollar su autoestima.

Ayuda a tu hijo a desarrollar su autoestima

¿Sabías que es muy importante elogiar a nuestros hijos para demostrarles que apreciamos su esfuerzo? Uno de los pilares fundamentales para consolidar una autoestima fuerte yace en algo tan sencillo como elogiar y premiar el esfuerzo. Por esta razón es sumamente importante que nuestros hijos escuchen de nosotros aquellas palabras de aliento y motivación.

Una autoestima fuerte se construye a lo largo del proceso de crecimiento, por lo que alcanzar una meta, descubrir que el esfuerzo ha valido la pena, serán recompensados con sentimientos auténticamente positivos. En este proceso constante se desarrollará la capacidad de elogiarse a sí mismos. Lo que uno como madre/padre dice (y cómo lo dice) puede ayudar al niño a reconocer las cosas de las cuales sentirse feliz y orgulloso.

Los elogios pueden ayudar a que tu hijo se sienta motivado, pero el autoestima surge del esfuerzo por conseguir una meta. Es importante dar oportunidades a los niños de encontrar nuevos intereses para explorar y desarrollar. Nosotros como madres/padres podemos ayudarlos en esta exploración de sus fortalezas con actividades visuales y manuales.

Puntos claves:

➤ Elogiar el esfuerzo, incluso cuando los niños no alcanzan sus metas, puede ayudarles a desarrollar la autoestima.

➤ Beneficia a los niños pedirles que expliquen qué fue lo que hicieron que los condujo a tener éxito.

➤ Especificar qué es lo que usted espera de su hijo puede ayudarlo a que sus actos correspondan con las expectativas.

El elogio tiene un efecto poderoso en los niños, puede empoderar, motivar a seguir intentando y a interesarse en la búsqueda de estrategias para superarse. Algunos elogios serán más beneficiosos que otros. De hecho existen estudios que afirman que algunos tipos de elogios son contraproducentes ya que causan que los niños duden de sus capacidades. Podría parecer una buena idea decir: “¡Eres inteligentísimo!” o “¡Extraordinario!”, pero hay maneras más efectivas de empoderar siendo realistas, es decir, que vayan acorde a la edad, madurez, capacidades y destrezas que tenga el niño.

➤ Cuando usted elogie a su hijo trate de ser más específico, descarte suposiciones, diga: “Gracias por ser tan paciente mientras esperamos al doctor”, y evita decir: “Te portaste muy bien en la consulta”, esto puede ayudarle a recordar que es bueno ser paciente en otro lugar.

➤ Sé sincero, los niños saben cuando estás haciéndole un elogio sincero. Un elogio falso puede sonar algo así: “Eres el mejor jugador de fútbol del mundo”. Él o ella podría pensar que no dices la verdad porque no crees que él lo pueda ser.

➤ Se claro, describe lo que estás elogiando, puedes decir: “Respetaste las líneas del dibujo y te a quedado muy bien”, a decir “Eres la mejor pintora del mundo”. Al describir la razón eliminas la presión de ser la/el mejor y perfecta/o. El ser realista los ayuda a entender cómo pueden mejorar lo que hacen.

➤ Al enfatizar los progresos, ayudamos a que vean cómo sus esfuerzos dan frutos, por ejemplo: “Me encanta ver tu cuarto ordenado, tus juguetes siempre están en orden”.

➤ Elogiarlos por sus acciones los ayudará a reconocer que lo que ellos hacen influye en las demás personas, por ejemplo: “Gracias por ayudarme a recoger los platos de la mesa, realmente me pone feliz cuando me ayudas”.

➤ Los niños necesitan ayuda para identificar sus emociones e identificar sus logros, por ejemplo: “Debes sentirte orgulloso de que tus juguetes estén ordenados, así ninguno se perderá y no te volverás a poner triste porque se han perdido”.

En resumen, podemos decir que el elogio se basa en lo bien que lo está haciendo y no en la comparación con los demás, y que el elogio exagerado podría hacer que siempre busquen una perfección que los mantenga frustrados. En su lugar celebre el proceso de su hijo hacia la meta, no solo el resultado final.

COMPARTE ESTE POST: